El brasileño Caetano Veloso vuelve a sorprendernos con un nuevo espectáculo, “Ofertório: Caetano, Moreno, Zeca, Tom Veloso”.

Después de su aparición estelar en Eurovisión junto al portugués Salvador Sobral, donde interpretaron la canción ganadora del festival en 2017 “Amar pelos dois”, el padre del tropicalismo regresa a España este verano acompañado de sus hijos.

Las fechas confirmadas son el 19 de julio dentro de la programación de conciertos de Viveros en Valencia (entradas a la venta en concertsdevivers.com), el 23 en el festival Noches del Botánico de Madrid (entradas.com y nochesdelbotanico.com), el 26 en el Heineken Jazzaldia de San Sebastián (entradas.com, Sarrerak entradas y heinekenjazzaldia.es) y el 28 en el 56 Festival de la Porta Ferrada de Sant Feliu de Guíxols, Gerona (festivalportaferrada.cat).

Caetano tenía la voluntad de hacer música públicamente con sus hijos desde hace tiempo, y es que desde que eran pequeños les cantaba antes de dormir. Todos se fueron aproximando a ella en algún momento de su vida: Moreno siempre tuvo una creatividad extremadamente refinada y delicada que mostró con el grupo + 2, Zeca experimentó con la electrónica en su adolescencia y después empezó a componer en solitario y Tom, aunque fue el que más tarde se unió a la música, fue el que siempre tuvo más dotes naturales para la misma.

El brasileño quiere cantar con ellos por lo que representa: celebración y alegría, sin dar importancia al “nepotismo del bien” (expresión de Nelson Motta) sobre el sentido social del legado musical.

El show será acústico y sencillo, de un valor verdaderamente exquisito. Caetano será el único que tocará la guitarra y sus hijos añadirán otros instrumentos. Presentarán canciones del artista escogidas por ellos, algunas con las que crecieron y que los hijos de tanta gente piden como “O Leaozinho”, y otras como “Reconvexo” para confirmar el linaje.

Cada concierto será familiar, nacido de la voluntad de Caetano de ser feliz, y estarán dedicados a su madre y a las de ellos, Cézar Mendes. Y es que, como afirma el propio Veloso: “no somos una familia de músicos, si no músicos de familia”.